11 sencillas propuestas para experimentar el poder de los hábitos en nuestra felicidad

diagrama-para-ser-feliz

Recientemente me he dado cuenta del poder transformador de los hábitos diarios para mi felicidad, y quisiera compartir mi experiencia contigo.

Los hábitos positivos son una herramienta poderosa para el crecimiento personal y el éxito.  Piensa en los hábitos que tienes ahora y en cómo afectan virtualmente todas las áreas de tu vida.  Tu salud y tu peso, por ejemplo, están determinados por tus hábitos de comida y ejercicio.  La calidad de tus relaciones está determinada por tus hábitos sociales.  Tu éxito en el trabajo o en la escuela está determinado por tus hábitos de trabajo o de estudio.  Nuestro carácter, salud, y virtualmente todas las áreas de nuestra vida, y finalmente, nuestro destino y nuestra felicidad, están determinados por nuestros hábitos.

“Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia no es un acto, es un hábito.”- Aristoteles

Estudios han demostrado que de media tienes que repetir un nuevo comportamiento durante 21 días consecutivos para hacer que ese comportamiento se convierta en hábito. Yo no me considero una persona rutinaria, pero tengo que admitir que adquirir hábitos ha tenido un gran impacto en mí (a la hora de disfrutar de un desayuno saludable cada mañana, aprovechar mejor el tiempo en el trabajo o ir a nadar regularmente). Actualmente estoy trasladando esa experiencia en el desarrollo de hábitos para incrementar mi felicidad.  En mi último post hablaba precisamente de cómo adquirir el hábito de la gratitud tiene un impacto increíble sobre nuestra felicidad.

En realidad, cambiar hábitos puede ser mucho más fácil de lo que pensamos.  Se trata de saber cómo funciona nuestro cerebro, como se crean los hábitos y cómo se pueden sustituir por hábitos nuevos.

Aquí te dejo 10 claves que he aprendido en mi viaje hacia la construcción de hábitos para ser más feliz y algunos ejemplos de como aplicarlos al reto de los 21 días de gratitud que os he propuesto:

  1. buenos habitosLOS HÁBITOS NO SE CAMBIAN, SE SUSTITUYEN.  No se trata de luchar contra un hábito existente si no de elegir uno nuevo y convertirlo en el sustituto del que no te gusta.  Para mí es una clave importante, porque me motiva más acercarme a algo que deseo, que luchar contra algo de lo que quiero alejarme. Ponle un nombre al hábito que sea motivante. Es mejor proponerse: “ser organizado”, que “dejar de ser desorganizado”. Y yo personalmente prefiero pensar en “tener una vida sana”, o “hábitos de comida equilibrados” que en “adelgazar”.
  2. VINCULA EL HÁBITO CON LA MEJORA DE TU FELICIDAD O CON UN PROPÓSITO MAYOR.  Por ejemplo, “ser organizado” para mi tiene que ver, con la posibilidad de tener paz interior, vivir en el momento y ser más creativo (ver post Getting things done). Tener una vida sana con “vivir más años”, disfrutar más y tener más energía. Y ser más agradecida está relacionado con la capacidad de disfrutar de las pequeñas cosas de la vida y de los  buenos momentos y las personas que me rodean. Así cuando tengo dudas o me entra la pereza, puedo pensar en el propósito de ese hábito  y lo que realmente me motiva.
  3. EMPIEZA PENSANDO EN PEQUEÑO.  Construye el hábito y después amplíalo. 
La frecuencia con la que lo practicas es más importante que el tamaño de la idea. Insiste tanto como haga falta para que la idea se convierta en un hábito- 21 días aproximadamente de media. Nunca lo olvides durante 2 días seguidos.
  4. ESCRIBELOS!. Encuentro muy recomendable escribir el hábito que quieres adquirir para que alguien más pueda seguirlo. Haciendo tu hábito muy concreto aumentará tu probabilidad de éxito. Tendrás que pensar menos antes de hacerlo. Por eso os propongo elegir un cuaderno o espacio virtual en el que escribir los 3 aspectos de tu vida que quieres agradecer y hacer una pausa para escribirlos.
  5. BUSCA UN GRUPO DE APOYO Y UNA MANERA DE “RESPONDER” ANTE OTROS DEL CUMPLIMIENTO DE TU HÁBITO. Comparte tu nuevo hábito con otras personas (de 1 a 5). Pueden ser compañeros de trabajo, amigos, familia o cualquier otra persona. Diles que comprueben tu progreso, o más divertido aún, haz un esfuerzo colaborativo para crear el nuevo hábito.
  6. BUSCA UNA MANERA DE HACER SEGUIMIENTO  “RECOGER” TUS PROGRESOS.  A mi me sirve visualizar la cadena “física” y poder ponerle una cruz o un tick o una pegatina…  Antes lo hacía en un calendario en el que ponía una pegatina o un tick y ahora utilizo aplicaciones. Por ejemplo a mi me gusta mucho Lift porque me permite apuntar y recibir informes de  mis avances y centralizar todos los hábitos, tanto los personales como los profesionales. También hay otros para temas o hábitos específicos, por ejemplo para la gente que entrena existe Sports-tracker  o Endomondo ,  para los que escriben recomiendo 750words.com, y para meditar  sin duda el Mindfulness App.
  7. no-rompas-cadeba-productividadSIGUE LA CADENA!…  por ejemplo, si tu idea es dejar de fumar o empezar a meditar, piensa en cada día como un avance  más en la cadena y procura no romperla. Haz aunque sea una mínima acción.
  8. SIGUE ADELANTE AUNQUE HAYAS ROTO LA CADENA.… mira hacia delante y no te sientas culpable. No sirve para nada, lo importante es seguir actuando.
  9. PRUEBA Y ADAPTA SOBRE LA MARCHA  (utiliza la iteración). Cuando empiezas un hábito, estás probando el una forma que adquirirlo que funcione para ti. Si no funciona y no lo consigues al principio. Esta bien, ya tienes información para ajustar tu planteamiento e intentarlo de nuevo lo antes posible. Aquí también me gusta mucho la frase tan repetida en el ámbito de la innovación y el emprendimiento: “falla rápido para aprender rápido” de IDEO.
  10. futuremeIDENTIFICATE CON TU “YO FUTURO” QUE YA TIENE ESE HÁBITO. Identifícate con tu “yo deportista” o con alguien que come sano. Actúa como si ya tuvieras ese hábito.
  11. CELEBRA TUS PEQUEÑOS (Y GRANDES) LOGROS.  Conseguir lo que nos proponemos es una sensación maravillosa. Potencia nuestra autoestima y nos hace sentir bien con nosotros mismos. Da igual de qué tipo de tarea hablamos: solucionar un problema, organizar un plan de acción, superar una prueba, mantener una rutina o simplemente terminar algo que empezamos – todos los logros merecen la pena ser celebrados. Con celebrar me refiero sobre todo al pararnos y sentir la alegría que nos produce el haber terminado una tarea. Cuando hacemos y hacemos sin parar, es fácil olvidarnos de todo lo conseguido. Así el hacer se convierte en una actividad sin fin que nunca acaba, en vez de ser una fuente de felicidad. Adquirir el hábito de contemplar lo que hemos hecho y felicitarnos por ello es el paso más sencillo para darnos cuenta de la gran cantidad de cosas que somos capaces de conseguir. ¿Cómo vas a celebrar tus logros hoy?

“La motivación es lo que te ayuda a comenzar. El hábito es lo que te mantiene en marcha.” -Jim Ryun

¿Qué opinas?

He experimentado los beneficios y el poder de los hábitos diarios, y quería compartirlo con vosotros. Me encantaría conocer vuestras experiencias y opiniones sobre esto! ¿Qué “hábitos de felicidad” tienes? ¿Los llevas a cabo consciente o inconsientemente? ¿Qué hábitos te planteas adquirir?  Muchas gracias por compartir vuestra opinión en la sección de comentarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s