Amy Cuddy: tu lenguaje corporal moldea quién eres

El otro día vi una TED talk que me gustó mucho y quería compartir con vosotras. Se trata de una charla de la psicóloga social Amy Cuddy en la que nos habla de los resultados obtenidos tras estudiar cómo nuestro lenguaje corporal puede cambiar nuestra identidad. Básicamente vuelve a reforzar la idea del “Fake it till you make it” (fíngelo hasta que lo consigas). No sólo nuestro interior determina cómo nos comportamos y actuamos sino que podemos moldear nuestro interior con algo tan simple como cambiando nuestra postura.

“Sabemos que lo no verbal determina qué piensan los demás de nosotros, pero, ¿puede también definir lo que pensamos y sentimos sobre nosotros mismos?”

Posturas de poder

Posturas de poder en el reino animal

 

Posturas de debilidad

Posturas de debilidad en el reino animal

Amy Cuddy estudia las “posturas de poder” o de apertura, ya observadas en el reino animal, en las que el cuerpo se expande, apareciendo como más grande de lo que aparece normalmente, frente a las posturas que adoptamos cuando nos sentimos intimidados o inseguros, en las que nos encorvamos y encogemos haciéndonos más pequeños. Ha comprobado como los niveles de determinadas hormonas cambian en personas que adoptan estas posturas durante tan sólo unos minutos, independientemente de cómo se sintieran en un principio. Dividiendo a la gente en grupos al azar, unos adoptaban posturas de poder y otros posturas de inseguridad y empequeñecimiento y después se medían los niveles de cortisol (hormona del estrés) y latestosterona (hormona de la masculinidad, que aumenta la asertividad y la seguridad en uno mismo). En tan solo dos minutos adoptando posturas de poder los niveles de cortisol disminuían y los de testosterona aumentaban, mientras que en el grupo que adoptaba las posturas de inseguridad ocurría justo lo contrario.

Posturas de poder realizadas en el experimento

Posturas de poder

 

Posturas de inseguridad realizadas en el experimento

Posturas de inseguridad

“Nuestros cuerpos cambian nuestra mente, nuestra mente cambia nuestro comportamiento y nuestro comportamiento cambia los resultados”

Por eso, aunque al principio nos podamos sentir un poco como tontas y farsantes si actuamos de una manera que no sentimos acorde con lo que realmente sentimos en ese momento, al final llegará el momento en que sí nos sintamos así, en que nos hayamos convertido en eso y no nos suponga ningún esfuerzo ni sintamos que estamos engañando a nadie.

FAKE ITAl final de la charla Amy comparte su propia experiencia con el “fake it till you make it” (hasta se nos emociona un poco) y nos anima a usarlo cada vez que tengamos que enfrentarnos a alguna situación que nos asuste como dar una charla en público o hacer una entrevista de trabajo. No necesariamente tenemos que ponernos a extender los brazos y sacar pecho en el acto en cuestión sino simplemente practicándolo minutos antes ya habremos producido esos pequeños cambios hormonales en nuestro cuerpo que nos ayudarán a cambiar nuestra actitud y a afrontarlo con más confianza y asertividad, mostrándonos como verdaderamente somos, sin escondernos ni empequeñecernos. No cuesta nada probarlo, ¿no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s